Divorcio en España de extranjeros

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail
Divorcio. Cómo divorciarse en España siendo extranjero

¿Cómo me puedo divorciar en España siendo extranjero?

Emigrar a España o a otro país no sólo implica el tener que obtener los correspondientes permisos de residencia y trabajo, sino también el de adaptar nuestra vida corriente a las nuevas costumbres y leyes, por más parecidas que puedan ser. Además, en el país de acogida estamos sujetos a pasar por las mismas vicisitudes y conflictos que en nuestro país de origen.

Uno de dichos conflictos es el de la relación de pareja, que suele incluso verse más afectada de lo usual cuando se realiza un cambio tan profundo como es el de emigrar. De hecho, lamentablemente me llegan con frecuencia casos de extranjeros que, luego de haberse residenciado en España, deciden divorciarse. Y la pregunta inicial y fundamental es si, efectivamente, pueden terminar legalmente su relación estando en España.

El divorcio en España

Para comenzar, diremos que en España el divorcio es una figura legalmente reconocida. Y a diferencia de otras legislaciones, no hace falta una causa determinada para que este proceda, basta con que uno de los cónyuges quiera poner fin a esta relación jurídica para que, luego de un proceso determinado, sea declarado el divorcio.

En otras palabras, el divorcio puede realizarse tanto de mutuo acuerdo como por voluntad de sólo una de las partes, siempre que hayan estado casados al menos durante 3 meses, sin necesidad de alegar ninguna razón en especial. Si es de mutuo acuerdo y no hay hijos menores, se puede llevarse a cabo incluso ante notario. Si hay hijos menores de edad, aunque sea de mutuo acuerdo, debe decretarlo un juez, por lo que hay que presentar una solicitud asistido o representado por abogado y procurador.

El divorcio de extranjeros en España

Explicado lo anterior, queda por aclarar si un ciudadano extranjero puede acudir a un notario o a un juez para solicitar su divorcio. La respuesta es que sí, sujeto al cumplimiento de ciertos requisitos.

El divorcio de extranjeros en España: la residencia en el país.

El criterio fundamental para que un extranjero pueda divorciarse en España es que en dicho país esté ubicada la residencia habitual común de los cónyuges, o el último lugar de residencia habitual común de dichos cónyuges, siempre que uno de ellos aún resida allí.

Pero también es posible tramitar el divorcio en España si es la residencia habitual del demandado. Esto para el caso de los divorcios contenciosos (es decir, en los que sólo uno de los cónyuges solicita el divorcio; en estos casos, debe presentar una demanda judicial en contra del otro cónyuge, quien sería el demandado).

Si se trata de un divorcio por mutuo acuerdo, basta que en España esté la residencia habitual de uno sólo de los cónyuges.

Incluso es posible, en el caso de divorcio contencioso, si es la residencia habitual del demandante, siempre que este ha residido durante al menos un año inmediatamente antes de la presentación de la demanda; o en caso de que haya residido allí al menos los 6 meses inmediatamente anteriores a la presentación de la demanda y sea nacional español.

El divorcio de extranjeros en España: lugar de celebración del matrimonio

Es importante resaltar que no importa si el matrimonio ha sido realizado originalmente en España o en el extranjero. Sin embargo, en este último caso será necesario presentar una copia compulsada (certificada) de la sentencia de divorcio extranjera, debidamente legalizada y con la apostilla de La Haya,

Asimismo, el divorcio podrá hacerse a través de notario (el llamado divorcio express), si no hay hijos menores de edad. En nuestro artículo “Divorcio Express: ¿puede un extranjero divorciarse ante notario?” explicamos el procedimiento en detalle.

Si hay hijos menores, el divorcio deberá tramitarse ante un juzgado en lo civil, aunque sea de mutuo acuerdo.

Para todos estos casos (divorcio ante notario o divorcio ante juzgado) la ley exige la asistencia de abogado. En el caso de divorcios judiciales es necesaria también la representación de un procurador.

El divorcio de extranjeros en España: cuando uno de los cónyuges es español

También conviene resaltar el caso en que uno de los cónyuges sea español. En este supuesto, si se casaron en España, los requisitos para el divorcio son los mismos que se señalaron anteriormente. Si se casaron en el extranjero, hace falta además que el matrimonio haya sido inscrito previamente en el Registro Central de Madrid, como explico en detalle en mi artículo “Convalidar en España el matrimonio de un español realizado en el extranjero. El exequátur”.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrss
Tagged with: , ,

Leave a Reply