Qué hacer si te niegan la solicitud de asilo en España

Qué hacer si te niegan la solicitud de asilo en España
Facebooktwitterlinkedinmail

Si eres alguna de las más de 250.000 personas que han solicitado asilo en España en los últimos 3 años, te interesará conocer todas las opciones en caso de que te lo nieguen.

Como comentamos en un artículo anterior, niegan la solicitud de asilo a un inmenso porcentaje de peticionarios en España. De hecho, en 2020, de casi 115.000 solicitudes resueltas sólo obtuvieron asilo propiamente dicho 4360 personas. Los demás beneficiarios (1398) fueron en su mayoría ciudadanos sirios, a quienes se les otorgó la llamada protección subsidiaria.

A su vez, en dicho año 2020, por recomendación de ACNUR y siguiendo también el criterio de la Audiencia Nacional, se concedieron 40.726 permisos de residencia por razones humanitarias. Estas fueron otorgadas especialmente a ciudadanos venezolanos a quienes se les había denegado el asilo y la protección subsidiaria.

No obstante, durante este año 2021 hemos visto un aumento y frecuencia de las denegaciones de asilo, especialmente de ciudadanos colombianos, hondureños, peruanos y salvadoreños. Incluso se les ha negado a un importante número de venezolanos la residencia por razones humanitarias. Esto no sucedió ni en 2019 ni en 2020.

No obstante, si te niegan la solicitud de asilo en España no significa que hayas alcanzado el fin del camino. Existe la posibilidad de intentar los correspondientes recursos administrativos y contencioso-administrativos. Además, aunque no seas beneficiario del asilo, podrías optar, si cumples los requisitos, a un permiso de residencia y trabajo. Te lo explicamos a continuación.

Un punto previo: admisión a trámite no significa concesión del asilo

El procedimiento para solicitar protección internacional (asilo o protección subsidiaria) una vez que la persona se encuentra en España, tiene varios pasos:

El primero es solicitar cita para presentar la solicitud (dependiendo de la provincia, esta solicita presencialmente o por Internet).

A su vez, como segundo paso (y el más importante) se debe acudir a la cita concedida para presentar la solicitud, ante la oficina de extranjería o ante la comisaría de policía nacional correspondiente. Allí te otorgarán el llamado “resguardo blanco”, que es una constancia de que has solicitado el asilo y que tiene una vigencia de 9 meses. El resguardo expresamente señala a su vez que a los 6 meses ya tienes autorización para trabajar.

A continuación, el gobierno español decidirá –en el plazo de un mes- si la admite o no a trámite. A menos que te notifique expresamente lo contrario, pasado el mes se entiende que ha sido admitida a trámite.

Conviene resaltar que la mayoría de los casos son admitidos a trámite, puesto que las causas de inadmisión son muy reducidas (que ya te hayan negado el asilo anteriormente, por ejemplo). Esta admisión a trámite no se pronuncia para nada sobre el fondo del asunto. Es decir, sobre si procede o no la protección internacional. Sencillamente significa que el Estado va a estudiar tu caso, de acuerdo con tus alegatos y pruebas que hayas presentado.

Consecuencias de la admisión a trámite de la solicitud de asilo

No obstante, esta admisión a trámite tiene importantes consecuencias. En efecto, el llamado “resguardo blanco” tiene un número de identificación de extranjero y te autoriza a residir en España legalmente mientras se decide tu caso. Si a los 9 meses, que es la fecha de caducidad de dicho resguardo, no lo han resuelto,  te emiten la llamada tarjeta roja y expresamente te renuevan la autorización para  trabajar, tanto por cuenta ajena como por cuenta propia (autónomo). Esta renovación se repite cada 6 meses hasta que resuelven tu caso definitivamente.

Cómo y cuándo te niegan la solicitud de asilo

Luego del vencimiento del resguardo blanco o de una o varias prórrogas de la tarjeta roja, el Ministerio del Interior emite una resolución concediendo o denegando la solicitud de protección internacional (asilo o protección subsidiaria). Se trata de un acto administrativo motivado, en el que se explican las razones por las cuales se otorga o no el refugio. En algunos casos (como el de la mayoría de ciudadanos venezolanos), aún negando el asilo o la protección subsidiaria, conceden un permiso de residencia por razones humanitarias (al considerar que el retorno al país de origen del solicitante representa una amenaza para su vida o su subsistencia).

7 Razones por las cuales te pueden negar la solicitud de asilo

Opciones si te niegan la solicitud de asilo

Frente a la citada resolución que decide desfavorablemente tu solicitud de protección internacional, tienes varios caminos:

Si estás conforme con el no otorgamiento de la solicitud de asilo, puedes sencillamente acatarlo. En ese caso, puesto que ya te encontrarás en situación irregular en España, tienes 15 días continuos para abandonar en forma voluntaria el país. Si no sales de territorio español voluntariamente dentro de dicho plazo, te pueden abrir un procedimiento sancionatorio, que culmine con una orden de expulsión.

Por el contrario, si no estás de acuerdo con la denegatoria de la solicitud de asilo, puedes presentar un recurso de reposición, dentro del mes natural siguiente contado a partir de la fecha en que te notificaron la denegatoria. La decisión del recurso puede tardar varios meses. Si la resolución del recurso es también negativa, puedes intentar una demanda ante la jurisdicción contencioso-administrativa, que también toma un tiempo para ser tramitado (usualmente entre 6 meses y un año). En este caso, sólo si declaran sin lugar el recurso y esta decisión judicial queda definitivamente firme es que te abrirían un procedimiento de expulsión.

Tanto en el recurso administrativo como en el contencioso-administrativo, puedes solicitar la suspensión de los efectos de la denegatoria, de manera de no tener que salir voluntariamente del país. Esta solicitud debe estar debidamente motivada.

Te niegan la solicitud de asilo. El procedimiento de expulsión

En otras palabras, la expulsión en los dos supuestos que mencionamos anteriormente, no es automática, sino que requiere de un procedimiento administrativo adicional, que puede tomar algunos meses más. A su vez, contra la decisión acordando la expulsión, puede intentarse tanto un recurso administrativo de reposición o de alzada, según el caso y, si la decisión del recurso es confirmatoria, una demanda ante la jurisdicción  contencioso administrativa.

Conclusión

Estamos hablando, en consecuencia, de un largo proceso que puede tardar fácilmente dos años. Es conveniente que lo tengas en cuenta si, por ejemplo, estás pensando en solicitar un permiso de residencia y trabajo por circunstancias excepcionales por arraigo social (te recomendamos que leas nuestro artículo “Cómo debe ser el tiempo de residencia en España a los fines del arraigo social o laboral”), en cuyo caso cobra mayor importancia que intentes los citados recursos.

Facebooktwitterlinkedinrss

Deja una respuesta